El liberalismo en la formación

Todo ser humano tiene derecho a tener una buena educación. Los padres son los primeros educadores de sus hijos. El Estado tiene un papel subsidiario y la formación es un derecho de los trabajadores.
Pero de ahí a que tengamos una fuerte inclinación a la gratuitad en todo dista un abismo. ¿Por qué no reclamamos alimentos gratuitos o que no aumente el precio del pan? Vivimos en una sociedad donde la Admnistración, al menos en España, invierte millones de euros en todo tipo de planes, programas educativos, subvenciones de todo tipo y sin embargo las recientes encuestas, informes o estudios sobre educación nos colocan en los últimos lugares de Europa. Cuanto más dinero se gasta en educación menos resultados alcanzamos.
Yo propongo una sencilla alternativa, una propuesta, todo lo discutible que usted quiera amigo lector, como son todas mis opiniones libres:
Propongo que todo el dinero que el Estado invierte en educación: pagando profesores, construyendo y ofreciendo colegios y plazas escolares sin coste directo para las familias, todo ese dinero se destine a pagar directamente a los padres primero, luego a los estudiantes, entendido más o menos un cheque o un crédito escolar y a la formación. Ese dinero que sólo se puede gastar en la elección del colegio que queremos para nuestros hijos o en la formación que decidimos para nuestra vida universitaria y profesional, supondría sin duda una enorme inyección de dinero en el sistema educativo y formativo español generando una gran riqueza de centros, nuevas iniciativas y un nuevo modelo más acorde con el mundo global del siglo XXI.
Donde ahora hay un sistema de colegios, heredado del sistema centralista napoleónico francés que convive con la enseñanza mal llamada privada (como si ésta no hiciera un servicio público). Los colegios dirigidos por los profesores/profesionales de la formación deberían competir ofreciendo modelos alternativos diferentes, sistemas educativos libres e imaginativos acordes con sus clientes que tendrían libertad de gastar su dinero en el colegio que más les guste para sus hijos. Todo tipo de enseñanzas coexistirían en nuestra sociedad: colegios laicos, religiosos de todas las confesiones, mixtos, con uniforme y sin, etc., sería una explosión de libertad semejante a la que hay en cualquier sector de nuestra economía. El Estado podría destinar más recursos a cubrir la demanda de zonas donde no llegue la iniciativa privada, y dotaría de recursos y ayuda a los grupos de profesores que deberían asumir más responsabilidad para dirigir los colegios, de común acuerdo con los padres que participarían más activamente. Sin duda la competencia, las encuestas, las notas harían que cada colegio se impusiera un método de trabajo innovador para captar a sus clientes, reternerlos, fidelizarlos y darles el producto de más calidad posible. Un sueño quizá pero en este mundo que nos toca vivir actualmente ¿por qué no pensar en nuevas alternativas? ¿Hay tanta diferencias entre el sector turístico con Hoteles de todo tipo para todos los bolsillos que el sector educativo?
¿Por qué hemos de seguir con un modelo que a todas luces se nos demuestra caduco, obsoleto, en crisis y carente de buenos resultados? ¿Por qué en Catalunya tenemos tan malos resultados en todos los informes sobre educación y sin embargo tenemos dos de las mejores Escuelas de Negocio del mundo: IESE y ESADE?
El liberalismo en educación, garantizando el derecho y acceso a la mejor educación de todos los ciudadanos es una real posibilidad que merece ser al menos debatida. Ni el socialismo, ni el viejo comunismo de una escuela laica, pública, han aportado la excelencia en la educación que necesitamos ahora. Los que defienden la enseñanza pública heredera de viejos modelos del siglo XX tienen derecho a seguir con su modelos, pero si hubiera un gobierno que se planteara privatizar la enseñanza, como se ha intentado hacer con la sanida en algunas comunidades, quizá el sistema mejoraría.
¿Por qué no hay ninguna Universidad española en el ranking de las mejores Universidades del mundo? ¿Por qué es mejor la Universidad de Harvard que cualquier Universidad española?.
Se abre el debate: un nuevo modelo de educación para nuestro siglo.

Deja un comentario